Evaluación y diagnóstico

Contáctanos y descubre cómo te podemos ayudar

Realizamos evaluaciones y diagnósticos de los trastornos del neurodesarrollo

¿A quién va dirigido?

Es un servicio dirigido tanto a niños y adolescentes como a adultos con sospechas de tener algún trastorno en el neurodesarrollo.

Nuestras evaluaciones tienen un carácter global, es decir, evaluamos tanto los aspectos cognitivos (funciones ejecutivas, procesos implicados en el lenguaje oral, la lectoescritura, habilidades sociales, etc.) como a nivel socioemocional, pues un área puede estar afectando a la otra y el diagnóstico puede variar.

evaluacion

La evaluación consiste en

  • una primera entrevista (con la familia, en caso de niños y adolescentes),
  • observar la conducta y
  • administrar tests estandarizados y avalados científicamente

Al terminar la evaluación, realizamos una sesión de devolución para explicarte los resultados obtenidos y el diagnóstico, y te entregamos un programa de intervención totalmente personalizado. También, te asesoraremos sobre los siguientes pasos que se recomiendan dar en cada caso.

Aquí puedes ver algunos comportamientos propios de cada trastorno


Es un trastorno del neurodesarrollo que afecta a 2 áreas principales:
  • La interacción y comunicación social, teniendo dificultades en la reciprocidad socioemocional, en la comunicación no verbal, y en la comprensión, el desarrollo y el mantenimiento de las relaciones sociales.
  • La flexibilidad conductual y cognitiva, que se manifiestan en estereotipias o conductas repetitivas, adherencia excesiva a rutinas, presencia de rituales, resistencia excesiva a los cambios, intereses muy restringidos, hiper o hiposensibilidad.
Los síntomas son muy variables de una persona a otra: puede ser desde que una persona con TEA tenga dificultades para comprender las bromas e ironías hasta que tenga dificultades para mantener una interacción social básica (como mantener el contacto ocular).Para el diagnóstico de TEA, utilizamos herramientas de diagnóstico específicas para este trastorno (ADI-R y ADOS-2).
Las personas con TDAH suelen tener todos o algunos de los siguientes síntomas:
  • Falta de atención:
    • Cometen errores por descuido,
    • Se distraen con facilidad,
    • Se olvidan de hacer cosas rutinarias o se equivocan al hacerlas,
    • Pierden objetos o materiales,
    • Les cuesta mantener la atención de forma consciente en una actividad que no le interesa,
    • Les cuesta seguir las instrucciones,
    • No terminan lo que han empezado,
    • Tienen dificultades para organizarse y
    • Suelen evitar tareas que impliquen una atención sostenida en el tiempo por el esfuerzo que les supone.
  • Impulsividad e hiperactividad:
    • Les cuesta estar tranquilos o permanecer sentados,
    • Tienen dificultades para controlar sus impulsos,
    • Hacen ruido con su cuerpo o con objetos que tengan a mano,
    • Susurran o hacen ruidos con la boca al realizar una actividad que les requiere concentración,
    • Hablan en exceso o cuando no corresponde,
    • Se muestran impacientes,
    • Les cuesta respetar los turnos de palabra,
    • Interrumpen a los demás cuando hablan,
    • Utilizan las cosas de los demás sin preguntar primero, etc.
    • En la adolescencia y edad adulta, esa hiperactividad disminuye, pero se mantienen esa sensación de inquietud y la impulsividad.
Si quieres más información, puedes visitar nuestro artículo sobre el TDAH en el blog.
Dentro de este grupo, se encuentran, entre otros:
  • El tartamudeo
  • El Trastorno Específico del Lenguaje (TEL): las personas con este trastorno tienen dificultades en la adquisición del lenguaje, tanto a nivel escrito como oral, y suelen tener un nivel de vocabulario reducido, forman estructuras gramaticales demasiado simples para lo que correspondería y les cuesta crear un discurso coherente.
  • El Trastorno de la Comunicación Social (TCS): se caracteriza por tener dificultades en el uso social de la comunicación verbal y no verbal (adaptar su lenguaje al interlocutor, saludar, compartir información, seguir las normas de conversación, etc.).
Las personas con este trastorno:
  • Suelen tener dificultades en la lectura mecánica (lectura lenta, cometen errores al leer),
  • Les cuesta comprender de lo que leen,
  • Tienen frecuentes faltas de ortografía,
  • Tienen dificultades en la expresión escrita (es decir, les cuesta redactar un texto sin errores gramaticales o de puntuación, organizan mal los párrafos, las ideas están desorganizadas, etc.),
  • Dificultades en las matemáticas:
    • A la hora de comprender el sentido numérico,
    • En el cálculo mental,
    • Cometen errores en los procedimientos matemáticos (suma, resta, multiplicación, división, etc.),
    • En el razonamiento matemático
Es lo que comúnmente se conoce como dislexia o discalculia.
Cuando el niño (menor de 5 años) no cumple con los hitos del desarrollo esperables para su edad y no se puede evaluar su funcionamiento intelectual por ser demasiado pequeño, se le diagnostica de Retraso Global del Desarrollo. Este diagnóstico necesita ser revisado de forma periódica.
Cuando una persona tiene Discapacidad Intelectual tiene dificultades, desde pequeño, en:
  • Las funciones intelectuales: razonamiento, resolución de problemas, planificación, pensamiento abstracto, juicio y aprendizaje académico y experiencial,
  • El comportamiento adaptativo, es decir, en la capacidad para adaptarse a las exigencias del entorno, lo que implica bajas habilidades de autonomía.

psicoevolutivo.es utiliza cookies para asegurarte la mejor experiencia en este sitio web. Si continuas navegando, se asume que aceptas su uso. Si quieres más información al respecto, puedes encontrarla en el enlace política de Cookies. ¡Gracias!    Ver política de cookies
Privacidad
Abrir chat
1
¡Escríbenos!
¡Hola! Soy Marta.
¿En qué puedo ayudarte?