Qué es el TDAH (y qué no es)

Fuente: Freepik

A todo el mundo le suena el Trastorno por Déficit de Atención con Hiperactividad, o comúnmente conocido como TDAH, sobre todo si tiene hijos.

Sin embargo, en muchas ocasiones no se comprende qué implica exactamente este trastorno. Por eso, quiero aclarar en este post qué es el TDAH, y qué no es.

El TDAH es un trastorno del neurodesarrollo, que afecta en torno al 5% de la población infantil en general, y al 50% de los niños y adolescentes diagnosticados con algún trastorno.

A nivel neurológico, implica principalmente al lóbulo frontal, y es debido a un falta de actividad dopaminérgica en la vía mesolímbica (cuya ruta conecta la corteza prefrontal y los ganglios basales).

¿Y esto qué quiere decir? Sin entrar demasiado en detalle, la dopamina es un neurotransmisor que desempeña un papel fundamental en el circuito de recompensa. Este circuito de recompensa acaba en el lóbulo frontal, traduciendo las emociones agradables en acciones planificadas, para así conseguir nuevamente esas mismas sensaciones. Las personas con TDAH, debido a su baja actividad dopaminérgica, necesitan recibir el refuerzo inmediatamente después del comportamiento realizado, pues si se aplaza, pierde todo su valor y, por tanto, la motivación. Dado que es importante aprender a esperar, debemos trabajar este aspecto con el niño o adolescente.

Volviendo al lóbulo frontal, éste se encarga de poner en marcha las funciones ejecutivas, es decir, las capacidades cognitivas necesarias para poder realizar las actividades del día a día, que son:

  • Atención y concentración en la actividad que se está haciendo;
  • Memoria de trabajo: es la memoria que utilizamos para retener información por un periodo corto de tiempo mientras estamos realizando una acción en concreto;
  • Inhibición, es decir, ser capaz de neutralizar las distracciones;
  • Auto-regulación de la conducta;
  • Lenguaje interno (darse auto-instrucciones);
  • Monitorización, o ser consciente de lo que estamos haciendo en cada momento;
  • Flexibilidad cognitiva: poder adaptarnos a las circunstancias de cada momento o resolver una tarea de maneras diferentes;
  • Resolución de problemas: planificar, anticiparse a las consecuencias y tomar decisiones;
  • Motivación para iniciar acciones y finalizarlas (ser perseverante), aunque requieran un esfuerzo mental sostenido.
Fuente: Freepik

En el día a día, las dificultades en las funciones ejecutivas se reflejan en:

  • Falta de atención: Cometen errores por descuido, se distraen con facilidad, se olvidan de hacer cosas rutinarias o se equivocan al hacerlas, pierden objetos o materiales, les cuesta mantener la atención de forma consciente en una actividad que no le interesa, les cuesta seguir las instrucciones, no terminan lo que han empezado, tienen dificultades para organizarse, y suelen evitar tareas que impliquen una atención sostenida en el tiempo por el esfuerzo que les supone.
  • Impulsividad e hiperactividad: Les cuesta estar tranquilos o permanecer sentados, tienen dificultades para controlar sus impulsos, hacen ruido con su cuerpo o con objetos que tengan a mano, susurran o hacen ruidos con la boca al realizar una actividad que les requiere concentración, hablan en exceso o cuando no corresponde, se muestran impacientes, les cuesta respetar los turnos de palabra, interrumpen a los demás cuando hablan, utilizan las cosas de los demás sin preguntar primero, etc. En la adolescencia, esa hiperactividad disminuye, pero se mantienen esa sensación de inquietud y la impulsividad.
Fuente: Freepik

Como consecuencia de estos síntomas, los niños y adolescentes con TDAH suelen tener dificultades académicas, para relacionarse con los demás y para expresar sus ideas, así como baja autoestima, baja tolerancia a la frustración y tendencia a las conductas de riesgo.

Un dato importante para que podamos considerar las dificultades como un trastorno es que se den en todos los contextos. Es decir, no se puede hablar de trastorno si los síntomas se perciben solo en el colegio o solo en casa. También, tienen que haber aparecido antes de los 12 años y permanecer en el tiempo.

Otro tema a tener en cuenta es que se puede diagnosticar de falta de atención sin impulsividad e hiperactividad, o viceversa.

Qué no es el TDAH

Niño inquieto vs. hiperactivo: no es lo mismo que el niño sea un niño inquieto que tenga TDAH. ¿Qué diferencia hay? Si esa inquietud no dificulta su día a día y se comporta dentro de lo que cabría esperar por su edad, no existe trastorno. Además, se debe descartar que esa inquietud no se deba a otros motivos (ansiedad, alteración del estado de ánimo, falta de interés, etc.).

Sobrediagnóstico. En muchas ocasiones, se diagnostica a niños de TDAH cuando no tienen ninguna dificultad importante. Simplemente, se desarrollan más lentamente, son los más pequeños de su clase o son niños más inquietos. También, vivimos en la era de la inmediatez, lo cual no fomenta el desarrollo de la paciencia. Los profesionales debemos ser capaces de discernir entre un caso de TDAH y otro que no lo es.

No es un niño maleducado. Las personas con TDAH son, ante todo, niños o adolescentes que sufren las consecuencias de su conducta. Por tanto, no hacen lo que hacen por desafiar al adulto o a otra persona, sino que tienen dificultades para auto-regularse.

Espero que con este post haya resuelto alguna o todas vuestras dudas acerca del TDAH. Más adelante, explicaré qué podemos hacer en casa y en el colegio para trabajar las funciones ejecutivas, y así mejorar también su bienestar emocional.

¡Felices fiestas!

Referencias:

DSM-5. Manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales.

García Peñas JJ, Domínguez Carral J. ¿Existe un sobrediagnóstico del trastorno de déficit de atención e hiperactividad (TDAH)? Evid Pediatr. 2012;8:51.

Pascual-Castroviejo (2008). Trastornos por déficit de atención e hiperactividad (TDAH). Asocación Española de Pediatría.

Feaadah. http://www.feaadah.org/es/sobre-el-tdah/diagnostico.htm

Hidalgo y Sánchez (2014). Trastorno por déficit de atención e hiperactividad. Manifestaciones clínicas y evolución. Diagnóstico desde la evidencia científica. Pediatría Integral.

One comment

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ver más

  • Responsable: Marta González.
  • Finalidad:  Moderar los comentarios.
  • Legitimación:  Por consentimiento del interesado.
  • Destinatarios y encargados de tratamiento: No se ceden o comunican datos a terceros para prestar este servicio. El Titular ha contratado los servicios de alojamiento web a one.com que actúa como encargado de tratamiento.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional: Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.

psicoevolutivo.es utiliza cookies para asegurarte la mejor experiencia en este sitio web. Si continuas navegando, se asume que aceptas su uso. Si quieres más información al respecto, puedes encontrarla en el enlace política de Cookies. ¡Gracias!    Ver política de cookies
Privacidad
Abrir chat
1
¡Escríbenos!
¡Hola! Soy Marta.
¿En qué puedo ayudarte?